Hipotecas

En Financiame dispones de un comparador de hipotecas a través del cual encontrarás información sobre las diferentes hipotecas que ofrecen las principales entidades financieras de España.

Te ayudamos a cumplir tu sueño de tener una casa propia, mostrándote las opciones de hipotecas que mejor se ajustan a tus necesidades.

Existen las hipotecas fijas, variables o mixtas, cada una con sus condiciones específicas en función del importe que necesites y plazo de devolución.

Illustration
logo
  • Hipoteca fija (bonificada)
  • Se necesita nómina
  • Hay que contratar 2 seguros
Plazo
25-30 años
TAE
1.78-1.84%
logo
  • Hipoteca fija
  • Se necesita nómina
  • Hay que contratar 2 seguros
Plazo
15-30 años
TAE
1.71-2.31%
logo
  • Hipoteca fija
  • Se necesita nómina
  • Hay que contratar 2 seguros + tarjeta
Plazo
15-30 años
TAE
1.91-2%
logo
  • Hipoteca variable (bonificada)
  • Se necesita nómina
  • Hay que contratar 2 seguros
Plazo
1-30 años
TAE
1er año desde Euribor +1.85% TIN
logo
  • Hipoteca fija (bonificada)
  • Se necesita nómina
  • Hay que contratar 1 seguro
Plazo
15-30 años
TAE
1.35-1.54%

Contenido

Una hipoteca es un producto financiero que permite al cliente (solicitante) obtener una cuantía de dinero por parte de una entidad financiera (prestamista), que irá destinada a la compra de un inmueble, normalmente una vivienda.

El cliente se compromete a devolver dicha cuantía más unos intereses mediante pagos que serán llevados a cabo mensualmente.

Este acuerdo entre el cliente y la entidad financiera, otorga el derecho a la entidad de quedarse con el inmueble, en el caso de que el cliente no abone la cuantía mensual + intereses acordados inicialmente. Este hecho implica que la garantia de la hipoteca es el inmueble.

En España existen las hipotecas fijas, variables o mixtas, cada una con sus ventajas e inconvenientes.

La variable más importante que se debe tener en cuenta a la hora de decidir entre una hipoteca fija o variable, es el tipo de interés aplicado.

Las hipotecas fijas cuentan con un interés fijo, que no varía en el tiempo y, por lo tanto, habrá que prestar más atención al plazo de devolución. Las cuotas mensuales no sufren cambios y se obtiene cierta estabilidad ya que el importe mensual a abonar es siempre el mismo, aunque tiene la desventaja de que el tipo de interés es superior al de las hipotecas variables.

Las hipotecas variables, como su propio nombre indica, tienen un interés variable, que se fija en base a un índice de referencia, el Euribor, más un diferencial fijo que aplica la entidad financiera. Las hipotecas variables tienen un interés más bajo pero no hay estabilidad en cuanto al importe a abonar cada mes, ya que depende del valor que el Euribor tenga en cada momento.

Debemos prestar especial atención a los requisitos que debemos cumplir para poder solicitar una hipoteca. Esto se debe a que cada banco tiene sus propios requisitos, y si cumplimos la mayoría de ellos, tendremos mayor capacidad de negociar un tipo de interés favorable para nuestros intereses.

Los requisitos básicos que nos exigirán serán a grandes rasgos, domiciliar la nómina y contratar un seguro de hogar y vida.

Los requisitos adicionales serán domiciliar recibos, contratar más seguros, solicitar tarjetas de crédito o abrir un plan de pensiones en dicha entidad.

Por último, el banco nos pedirá un comprobante de nuestros ingresos, y si disponemos de otros préstamos, ya que en función de los importes, nos podrán prestar más dinero.

Antes de solicitar una hipoteca, debemos saber y tener en cuenta que existen gastos o importes con los que debemos contar, que no están incluidos en la cuantía que nos prestará el banco.

La entidad financiera rara vez nos concederá el 100% del valor del inmueble. Normalmente otorgan cómo máximo un 80% si se trata de una primera vivienda, y hasta un 60% si se trata de la segunda vivienda. Este hecho implica que debemos contar con al menos entre un 20-30% del valor del inmueble que deberemos abonar en concepto de entrada, sin contar los gastos adicionales que mencionaremos a continuación:

  • Notaria: entre el 0,1% - 0,8% del valor de la hipoteca. Son los gastos que pagamos al notario por escriturar y certificar la escritura pública y el proceso de compra-venta.
  • Gestoria: entre 150 - 500€ según el servicio contratado. Se encargan de cerciorarse de que toda la documentación ha sido recopilada y entregada de manera correcta sin que quede nada pendiente.
  • Registro de propiedad: entre el 0,2% - 0,3% para inscribir en el registro de la propiedad con los detalles actualizados.
  • Tasación: entre 0,01% - 0,02% para pagar al tasador y que le de un valor a la vivienda de cara a la hipoteca que nos pueda conceder el banco.
  • Comisiones: entre un 1% - 3% referente a la comisión de apertura, estudio, amortización o cancelación, que serán diferentes en cada entidad financiera.
  • Impuestos: tenemos el ITP (Impuestos de Transmisiones Patrimoniales) y el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). El ITP se sitúa entre un 4%-10% del valor de la propiedad y varía según la Comunidad Autónoma. Se aplica si la vivienda es de segunda mano. El IVA se aplica a viviendas de nueva construcción y constituye un 10%.